Portada » El microchip y limitaciones en la fabricación y el montaje

El microchip y limitaciones en la fabricación y el montaje

microchip

Con la incesante mejora de los diferentes procesos digitales y tecnológicos, los diferentes circuitos que los integran van disminuyendo su tamaño. De esta forma, los microchips siguen una línea que no implica que la reducción de volumen vaya aparejada de una reducción de potencia o un aumento de precio, sino todo lo contrario: cada vez son más pequeños y más potentes, sin aumentar su precio.

Y, ¿qué es un microchip o circuito integrado? Un micro chip es uno de los tantos componentes electrónicos que existen, pero el más importante en los dispositivos que requieren de él. Están fabricados a partir de materiales semiconductores y encapsulados con conductores metálicos para posibilitar la conexión con otros circuitos compatibles.

Tipos de microchip y material de fabricación

Atendiendo a distintos factores podemos establecer varias clasificaciones. Sin embargo, el tipo de micro chip más común y conocido es el circuito monolítico, de un solo cristal habitualmente de silicio, aunque también se utilizan modelos de arseniuro de galio, entre otros materiales. Durante décadas han posibilitado que podamos usar televisores, ordenadores, amplificadores, reguladores de voltaje o receptores de AM. Y existen circuitos monolíticos híbridos de capa fina o de capa gruesa.

Los circuitos integrados también pueden ser analógicos o bien circuitos integrados digitales. En ambos casos pueden darse circuitos simples (en analógico, por ejemplo, transistores encapsulados y en digital, el habitual Y-O-NO) hasta procesos mucho más complejos. Y en este tiene que ver mucho el número de elementos que integran cada circuito.

Eso nos lleva a otra posible clasificación: el número de componentes.  El mayor grado es ULSI –Ultra Large Scale Integration– superior a 100.000 componentes, mientras que SSI o Small Scale Integration hace referencia a micro chips que integran menos de 12 componentes electrónicos.

La complejidad del proceso de fabricación y montaje de circuitos integrados

Como es obvio, la exigencia de integrar miles de componentes electrónicos en un espacio tan reducido siempre ha conllevado límites y retos que superar. Pero siempre se han ido encontrando soluciones adecuadas. No en vano, actualmente, existen multitud de proyectos que están realizando pruebas para aplicar nanotecnología para el proceso de fabricación de un microchip. Y esto solo trae ventajas: a mayor simplicidad y menor tamaño, costes más económicos y un montaje más rápido y seguro.

Pero también debemos tener en cuenta las barreras que siguen existiendo en forma de límites que establecen la disipación de potencia, densidad de integración y los límites en los propios componentes asociados, como por ejemplo condensadores y resistencias. Otros límites sí se van solventando, como la inclusión de memorias de alta capacidad ultrarrápidas, uno de los hándicaps que arrastraban estos procesos vinculados a la fabricación y montaje de un micro chip.

El microchip es considerado como el pilar fundamental de la era digital. Una revolución que permitió la transformación de lo analógico a lo digital, la innovación en la informática y desarrollo de la tecnología en general, tal y como la conocemos, y que no hubiese existido sin la aparición del micro chip.

microchip qué es