Portada » ¿La máquina definitiva en la carrera por los nuevos microchips?

¿La máquina definitiva en la carrera por los nuevos microchips?

máquina microchips

Durante décadas, China ha sido potencia mundial. Una máquina desconocida que los chinos no pueden copiar parece haber llegado dispuesta a desbancarlos en el ámbito de los microchips. Para crear el procesador de un iPhone se necesita una especie de ‘robot’ de 180 toneladas.

Los holandeses son los únicos que pueden fabricar esta máquina, devastador para el mercado chino. Según informó “El confidencial”, estamos ante 2 problemas para aquellos que buscan microchips. El primero es la ausencia de material tecnológico en el mundo. Y, el segundo, es que solo existe una empresa con el conocimiento necesario para crear este producto.

A diferencia de lo que estamos acostumbrados a ver, se trata de una empresa europea. Nada de EEUU ni China, países que suelen asociarse con la expansión tecnológica y su correspondiente auge económico. ASML es una entidad holandesa ubicada en las afueras de Eindhoven.

máquina microchips

ASML: la empresa que parece ser el mejor porvenir para los microchips

En los últimos 10 años, las acciones de ASML han crecido como si la inflación no existiera para ellos. De 23.69 euros en 2010, hoy gozan de 735 por cada acción, un crecimiento que comenzó a suceder en 2017 cuando enseñaron los primeros modelos de máquinas EUV. 2020 y 2021 también fueron decisivos.

¿Por qué ASML tiene tanto éxito?

Para comprender por qué se queda con el negocio de los microchips, tenemos que detenernos en la llamada “ley de Moore”, promulgada por Gordon Moore, cofundador de Intel. “Venía a establecer que el número de transistores que se podía colocar en una oblea de silicio se doblaría cada 2 años”. Dicha teoría fue fundamentada sobre la potencia, no la densidad.

Intel ha rectificado con el tiempo y ya tiene un acuerdo con ASML para la fabricación de 3 nuevos nanómetros. Que resulte funcional no es algo fácil, por lo que se han tenido que buscar proveedores que cumplan las especificaciones necesarias.

El plato es holandés, pero el 65% de sus componentes vendrán de otros países buscando la calidad de que hablamos, indican las cifras de Boston Consulting Group. Por este motivo, China quiere ser autosuficiente para poder crear sus propias máquinas y no depender de Estados Unidos en algunas instancias.

Sin embargo, se trata de una máquina tan especializada con materiales tan precisos que resulta prácticamente imposible replicarla de manera local.

Microchips: ¿qué problema presenta ASML?

“El problema que suscita su hegemonía es que ASML, pero no para China sino para todos, no tiene absolutamente ninguna alternativa. Llama la atención porque es europeo y siempre decimos que estamos fuera de esta carrera de los microchips”, alertó Ignacio Mártil, catedrático en electrónica de la Universidad Complutense de Madrid.

Y añade: “Uno de los grandes éxitos de su tecnología ha sido el de elevar los diseños, aprovechar la tercera dimensión para poder seguir sumando transistores a la oblea”. Mártil asegura que presenta el problema existente con otras máquinas de EUV: “No está al alcance de cualquier fortuna”.

Etiquetas: